• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 18 de Octubre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Social < regresar

Lima-Perú, 11/06/2018 a las 01:06pm. por Lampadia

Análisis de The Economist

Estrategia de largo plazo para destacar en el futbol

Como todo en la vida, los mejores resultados de los emprendimientos humanos, no son producto del azar ni del favor de los Dioses, son producto de largos períodos de esfuerzo, que pasan de fracaso en fracaso a procesos de aprendizaje, que convocan la colaboración de muchas personas, y que lideran mentes abiertas que aprenden a olvidar prejuicios y paradigmas del pasado.

El futbol es algo que todos sabemos. Pero, ¿cuánto sabemos de verdad sobre los factores que permiten obtener resultados buenos consistentemente? Seguramente muy poco. Por ello queremos compartir con nuestros amigos, el análisis de The Economist, un centro de pensamiento analítico, sobre los factores que han encontrado que pueden explicar las razones para que un país tenga buen futbol.

Después del mundial, sea cual sea el resultado, sería bueno que el Perú se tome en serio la posibilidad de realizar estudios que nos permitan desarrollar una estrategia integral y consistente, con la que podamos conducir la gesta de convertir al futbol peruano en un de los mejores del mundo.

Veamos el análisis de The Economist:

La Copa Mundial

¿Qué hace que un país sea bueno en futbol?

Riqueza, tamaño e interés en el futbol ayuda a entender casi la mitad del performance de los países. El resto se aprende.

9 de junio, 2018
The Economist
Traducido y glosado por Lampadia

En una soleada tarde de un sábado, a poca distancia del estadio nacional de fútbol de Uruguay, 14 niños de siete años caminan hacia un terreno irregular. Ellos son alentados por sus padres, que también son los entrenadores, los que limpian y hacen catering. El partido es uno de los cientos que se juegan cada fin de semana como parte de Baby Football, un plan nacional para niños de 4 a 13 años. Entre los graduados se encuentran Luis Suárez y Edinson Cavani, dos de los mejores delanteros del mundo. Suárez y Cavani son las cabezas de Uruguay en la Copa del Mundo, que comienza en Rusia el 14 de junio.

Los corredores de apuestas creen que La Celeste es la novena favorita para ganar, por lo que sería la tercera vez. Solo Brasil, Alemania e Italia han ganado más veces.

Si el pequeño Uruguay puede tener tanto éxito, ¿por qué no países mucho más grandes o más ricos? Esa pregunta parece atormentar a Xi Jinping, el presidente de China, que quiere que su país se convierta en una superpotencia futbolística para el 2050. Los Emiratos Árabes Unidos y Qatar han gastado miles de millones de dólares comprando los principales clubes europeos, con la esperanza de aprender de ellos.

Futbolista, conoce el modelo

The Economist ha construido un modelo estadístico para identificar qué hace que un país sea bueno en el fútbol. Nuestro objetivo no es predecir el ganador en Rusia. Queremos descubrir los factores deportivos y económicos subyacentes que determinan el potencial futbolístico de un país, y determinar por qué algunos países superan las expectativas o mejoran rápidamente. Tomamos los resultados de todos los juegos internacionales desde 1990 y vemos qué variables están correlacionadas con la diferencia de goles entre los equipos.

Comenzamos con economía. Stefan Szymanski, un economista de la Universidad de Michigan que ha construido un modelo similar, ha demostrado que los países más ricos tienden a ser más deportivos. El fútbol tiene un montón de estrellas desde la pobreza hasta la riqueza, pero los que crecen en lugares pobres se enfrentan a los mayores obstáculos. En Senegal, los entrenadores tienen que desparasitar y alimentar a algunos jugadores antes de que puedan entrenarlos; un funcionario reconoce que solo tres lugares en el país tienen campos de césped. Entonces, incluimos el PBI per cápita en nuestro modelo.

Luego tratamos de medir la popularidad del fútbol. En 2006, la FIFA, el órgano rector del deporte, pidió a las federaciones nacionales que estimaran la cantidad de equipos y jugadores de cualquier nivel. Agregamos cifras de población, para mostrar la tasa de participación general.

Complementamos estas conjeturas con datos más recientes: con qué frecuencia las personas buscaron fútbol en Google entre 2004 y 2018, en relación con otros deportes como el rugby, el cricket, el fútbol americano, el béisbol, el baloncesto y el hockey sobre hielo. El fútbol recibió el 90% de la atención de África en comparación con el 20% en Estados Unidos y solo el 10% en el sur de Asia, amante del cricket. Para capturar el entusiasmo nacional y el gasto en deportes en general, también incluimos medallas olímpicas ganadas por persona.

Luego contabilizamos la ventaja de local, que vale alrededor de 0.6 goles por juego, y por la fuerza de la oposición. Por ejemplo, Perú obtiene crédito adicional por jugar tan a menudo contra países que tienen un gran rendimiento. Finalmente, para reducir el efecto distorsionador de los peces pequeños desventurados como las Islas Caimán y Bhután, redujimos nuestros resultados a los 126 países que han jugado al menos 150 partidos desde 1990.

Nuestro modelo explica el 40% de la varianza en la diferencia promedio de goles para estos equipos. Pero eso deja muchas cifras atípicas. Uruguay fue uno de los más grandes, manejando casi un gol por juego mejor de lo esperado. Brasil, Argentina, Portugal y España estuvieron muy cerca. África occidental y los Balcanes también se vieron superados.

Solo el 2% de los chinos jugó al fútbol en 2006, según la FIFA, en comparación con el 7% de los europeos y sudamericanos. China y los países de Oriente Medio en ocasiones han logrado clasificarse para la Copa del Mundo, pero ninguno ha ganado un juego en el torneo desde 1998.

El hallazgo más fuerte del modelo es que gran parte de lo que determina el éxito está más allá del control inmediato de los administradores de fútbol. Los que están en África no pueden hacer que sus países sean menos pobres. Los que están en Asia luchan para despertar el interés en el deporte. El fútbol ha aumentado en las búsquedas de Google en China, pero ha disminuido en Arabia Saudita.

No obstante, los funcionarios con sueños de ganar la Copa del Mundo pueden aprender cuatro lecciones de los valores atípicos y mejoradores de nuestro modelo.

  • Animar a los niños a desarrollarse creativamente
  • Evitar que los adolescentes talentosos se pierdan
  • Aprovechar al máximo la amplia red global de fútbol
  • Prepararse adecuadamente para el torneo

Comencemos con los niños. La lección obvia de Uruguay es que los chicos pateen la mayor cantidad de pelotas posible, para desarrollar sus habilidades técnicas. Xi quiere que el juego se enseñe en 50,000 escuelas chinas para el 2025. El problema es que el entrenamiento sin piedad hace que se "pierdan los bordes ásperos que identifican a los genios", dice Jonathan Wilson, editor de Blizzard. Los jugadores de Alemania Oriental entrenaron mucho más duro que los de Alemania Occidental, pero solo calificaron para un gran torneo una vez.

El truco no es solo conseguir que muchos niños jueguen, sino también dejar que se desarrollen creativamente. Futsal, un juego de cinco por lado con una pelota pequeña que requiere una técnica ingeniosa, perfeccionó las habilidades de grandes jugadores ibéricos y latinoamericanos, desde Pelé y Diego Maradona hasta Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Neymar y Andrés Iniesta. Zinedine Zidane fue uno de los muchos prodigios franceses que aprendieron fútbol callejero. Un estudio encontró que los prospectos de la academia que terminaron con contratos habían puesto más horas de práctica informal cuando eran niños.

Tales oportunidades están desapareciendo en los países ricos. Muchas propiedades de viviendas sociales tienen carteles que prohíben los juegos de pelota.

Deutschland über alles

El Deutscher Fußball-Bund (DFB), el organismo nacional de Alemania, lo ha hecho con celo. A principios de la década de 2000 se dio cuenta de que los fornidos jugadores de Alemania estaban luchando contra equipos débiles. Nuestro modelo reconoce que Die Mannschaft, como se conoce al equipo nacional, debe superar a todos los demás, dada la riqueza de Alemania, el gran número de jugadores y la falta de deportes competitivos. Pero entre 1990 y 2005 realizó aproximadamente un tercio peor por partido de lo esperado.

Entonces el DFB se renovó. Los clubes alemanes han gastado alrededor de € 1bn ($ 1.2bn) en el desarrollo de academias para jóvenes desde 2001, para cumplir con 250 criterios a nivel nacional. Los jóvenes ahora tienen hasta el doble de entrenamiento a la edad de 18 años. Sin embargo, las sesiones se centran en la creatividad en entornos aleatorios. Un ejercicio implica una jaula robótica que lanza bolas desde varios ángulos para que un jugador la controle y pase. Los hombres que ganaron la Copa del Mundo en 2014, escribe Raphael Honigstein, un autor de fútbol alemán, aprendió a través de "entrenamiento sistemático para jugar con el instinto y la imaginación de aquellos míticos futbolistas callejeros con los que las personas mayores siempre fantaseaban". Nuestro modelo reconoce que desde 2006 el equipo se ha desempeñado casi exactamente al alto nivel esperado.

Inglaterra ha seguido sus pasos, revisando su programa en 2012. Crocker explica que se alienta a los jugadores a tomar riesgos y pensar por sí mismos. Los clubes españoles se han destacado por mucho tiempo en esto, practicando sin parar: una versión cerrada de Piggy-in-the-middle. Pero los ingleses menores de 17 años que derrotaron a España por 5-2 en la final de la Copa del Mundo del año pasado corrieron alrededor de sus oponentes. Crocker dice que idearon sus propias tácticas, con poca ayuda gerencial. Los menores de 20 años de Inglaterra también ganaron su Copa del Mundo.

Dicha confianza en sí mismos faltaba en Corea del Sur, recuerda Hiddink. Cuando asumió el cargo en 2001, el país ya estaba sobresaliendo en relación con las bajas expectativas de nuestro modelo, dada su tasa de participación del 2%. Pero el gerente creía que sus jugadores se habían estancado por miedo a cometer errores. "En el fondo descubrí muchos jugadores creativos", dice. Con la ayuda de las afortunadas decisiones de arbitraje, Corea del Sur llegó a las semifinales en 2002, convirtiéndose en el único país fuera de Europa y América del Sur en llegar tan lejos desde 1930.

La segunda lección para los funcionarios ambiciosos es asegurarse de que los adolescentes dotados no se pierdan. La DFB se dio cuenta de que muchos habían sido ignorados por los buscadores de talentos del club, por lo que se crearon 360 centros regionales adicionales para aquellos que se perdieron. Uno de ellos fue André Schürrle, quien proporcionó el pase que condujo al gol ganador de la copa en 2014. En Corea del Sur, Hiddink notó que algunos de los mejores jóvenes jugaban para el ejército o las universidades, donde a veces los identificaban los buscadores de talentos profesionales.

Cuando Rusia se postuló para organizar el torneo de este año en 2010, Hiddink imploró a sus entonces jefes para crear un programa de busqueda de talentos nacional, sin ningún resultado. El equipo ruso ha declinado desde entonces, al no poder ganar un juego en el Campeonato Europeo en 2016. Rusia ahora tiene uno de los equipos más antiguos de la Copa del Mundo. Tal miopía también ha perjudicado a Estados Unidos, que no calificó para el torneo de este año. Nuestro modelo reconoce que debería ser uno de los países más fuertes, incluso teniendo en cuenta la popularidad de otros deportes como el béisbol y el baloncesto. Pero pocos jugadores reciben entrenamiento serio en el sistema universitario, y aquellos que no están reclutados para la Major League Soccer no pueden ser promovidos desde divisiones inferiores.

Los esquemas centralizados son más fáciles de establecer en países pequeños. Todos los equipos uruguayos de fútbol tienen sus resultados registrados en una base de datos nacional. Islandia, que ha calificado a pesar de tener solo 330,000 personas y 100 profesionales de tiempo completo, ha capacitado a más de 600 entrenadores para trabajar con clubes. Desde el año 2000, ha construido 154 campos en miniatura con calefacción para que todos los niños tengan la oportunidad de jugar bajo supervisión. Tales programas son inviables en África. Abdoulaye Sarr, un ex manager de Senegal, dice que el grupo de talentos es enorme, pero apenas aprovechado. El dinero que podría gastarse en exploración se prodiga a los funcionarios. En un notable desperdicio de recursos escasos, Senegal está enviando 300 de ellos a Rusia.

Bélgica caza elefantes

Sin embargo, África Occidental ha aprovechado nuestro tercer consejo al acceder a la red mundial de deportes. Europa occidental está en el centro de esta red, ya que tiene los clubes más ricos, donde los jugadores obtienen el mejor entrenamiento. Costa de Marfil, que no logró clasificarse esta vez, pero es la más talentosa de África, exportó una generación de jóvenes estrellas al Beveren, un club belga. Muchos de ellos luego prosperaron en la Premier League de Inglaterra. Cuando Senegal venció a Francia, los campeones reinantes en 2002, todos menos dos de sus miembros del equipo jugaron para los equipos franceses.

El 21st Club, una consultora de fútbol, ​​señala que, entre los países europeos, los Balcanes exportan la mayor proporción de jugadores a ligas domésticas más fuertes. Desde 1991, cuando los 4 millones de Croacia obtuvieron la independencia, ninguno de sus clubes ha avanzado mucho en la Liga de Campeones, la principal competencia de clubes de Europa. Sin embargo, los clubes croatas han vendido muchos jugadores al Real Madrid, Barcelona, ​​Bayern Munich y Milán, y esos emigrantes llevaron a Croacia a las semifinales en 1998. Estos oleoductos de exportación pueden volver a autoperpetuarse, opina Wilson: "una vez que un equipo tiene un buen desempeño en un Mundial, y algunos de sus jugadores lo hacen bien, todos quieren comprarlos".

Algunos países son menos expertos. En los últimos 15 años, los menores de 17 años de México han superado a los de Brasil, Argentina y Uruguay. Pero un tercio del equipo mayor de México juega en su liga doméstica. Dennis te Kloese, el director nacional, dice que la diáspora mexicana aumenta las cifras de audiencia y los ingresos para los clubes locales, que pueden pagar salarios lo suficientemente altos como para mantener a los lugareños con talento en el país, en lugar de aventurarse a ligas europeas pasadas de moda. Este sesgo doméstico ayuda a explicar por qué México es uno de los pocos países latinoamericanos que se desempeña tan bien como se esperaba, en lugar de hacerlo mejor.

Exportar jugadores no es la única forma de beneficiarse de la experiencia extranjera. Wilson dice que gran parte de la educación futbolística de América del Sur provino de entrenadores judíos que huían de Europa en la década de 1930. Hoy hay un circuito bien recorrido de gurús internacionales como Hiddink, quien estuvo entre los primeros de una docena de antiguos jefes del Real Madrid que trabajaron en Asia. Sin embargo, Szymanski de la Universidad de Michigan ha demostrado que pocos gerentes pueden hacer mucho para mejorar equipos mediocres. También encuentra que los equipos fuera de Europa y América del Sur no están más cerca de ponerse al día que hace 20 años. Los datos sugieren que a Corea del Sur le ha ido un poco peor desde 2002 que antes.

Szymanski cree que estos países están experimentando una especie de "trampa del ingreso medio" futbolística, en la que las economías en desarrollo copian rápidamente las tecnologías de las ricas pero no implementan las reformas estructurales. Un gerente inteligente podría traer nuevas modas tácticas, pero no puede producir una generación de jóvenes creativos. Se dice que China está pagando a Marcello Lippi, quien llevó a Italia a la victoria en 2006, US$ 28 millones al año. A menos que cuente con el apoyo de entrenadores y buscadores de talentos juveniles que recompensen el juego imaginativo, y una generación de jóvenes amantes del juego, el dinero se desperdiciará.

Nuestra última lección es para la Copa del Mundo: prepárense adecuadamente. Para empezar, asegúrense de poder pagarlo. En 2014, Ghana envió $ 3 millones de bonos no pagados por mensajería para evitar una huelga de jugadores, mientras que el escuadrón de Nigeria boicoteó una sesión de entrenamiento por motivos de salarios. Fabio Capello, ex jefe de Rusia, se quedó sin su salario de $ 11 millones durante meses después de que el rublo se derrumbó. Navegar por la política del camarín es más complicado. Los jugadores ganadores de España y Alemania han descrito la importancia de derribar las camarillas de los clubes y dejar caer a las estrellas que no se ajustan a las tácticas del equipo.

Las decisiones más difíciles recaen en los jugadores. Los resultados de Inglaterra desde el punto de penal han sido lamentables, perdiendo seis de siete tiros en torneos. El análisis de video muestra que los jugadores que corren tienden a perder penales; los ingleses son particularmente apresurados.

La pesadilla y la delicia de la Copa del Mundo es que décadas de planificación dependen de márgenes muy finos. Un país podría planificar meticulosamente y verse frustrado por un rebote desafortunado del balón o una mala decisión del árbitro. "Si algo sale mal, todos quieren romper el libro", dice Wilson. Para los espectadores, sin embargo, esta aleatoriedad ofrece un rayo de esperanza. Los equipos de Asia, África y América del Norte siguen siendo los menos favorecidos, pero deberían haber tenido más carreras de cuento de hadas como Corea del Sur en 2002. El Club 21 reconoce que hay una posibilidad de uno en cuatro de que surja un campeón por primera vez este año. Durante un mes embriagador, los fanáticos de todo el mundo olvidarán los años de dolor y creerán que sus libros de historia, como los que se encuentran en el museo de Montevideo, podrían estar a punto de agregar un glorioso nuevo capítulo. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios