• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 19 de Septiempre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Recursos Naturales < regresar

Lima-Perú, 21/02/2018 a las 01:02pm. por Lampadia

Otro riesgo ambiental

La verdad sobre los plásticos

Los plásticos se encuentran entre los materiales más populares actualmente en uso. Dada la versatilidad del material, no es de extrañar que alrededor de 320 millones de toneladas se utilicen en todo el mundo cada año. Pero los plásticos son una grave amenaza ambiental.

Los plásticos pueden continuar existiendo durante décadas. Además de ser nocivos para la vida terrestre y acuática, los plásticos que flotan libremente en los océanos pueden emitir  toxinas y descomponerse en micro-plásticos, que luego entran en la cadena alimentaria.

Un reciente artículo del Financial Times hace un análisis especial a los plásticos, los mitos y los peligros del plástico para el medio ambiente, especialmente de los bioplásticos, que es una industria en auge: se prevé que crecerá un 50% para 2020 y posiblemente reemplace el 90% de los plásticos tradicionales basados ​​en combustibles fósiles algún día.

Quizás, antes que todo, deberíamos examinar un poco la confusa terminología de los plásticos:          

Incluyen la palabra ‘bio’ en el nombre: Esto se refiere al inicio de la producción de un producto, si ha sido hecho con un material renovable como el maíz, el trigo, la papa, coco, madera, etc. Pero sólo una pequeña parte del plástico puede ser renovable. Para ser llamado bioplástico, un material solo necesita un 20 % de material renovable; el otro 80 % podría ser resinas plásticas basadas en combustibles fósiles y aditivos sintéticos.                                                                                 

Biodegradable: Esto se refiere al final de la vida útil de un producto y significa que puede "descomponerse por completo en el entorno natural a través de microorganismos naturales como bacterias, hongos y algas". Según un informe reciente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), no hay dudas de que este es el caso, afirmando: “los plásticos marcados como 'biodegradables’ no se degradan rápidamente en el océano”.

Plásticos oxo-degradables, una frase que a menudo se ve en bolsas de supermercado. "Estos son basados en combustibles fósiles plásticos tradicionales... que se han combinado con lo que son llamados metales de transición - por ejemplo, cobalto, manganeso y hierro - que causan la fragmentación de plástico cuando son activados por la radiación UV o calentando el aditivo que hace que el plástico se descomponga más rápido".

Degradable: diseminarse en el ambiente. Esto no tiene sentido, ya que todos los plásticos se descomponen con el tiempo, y esto no es algo bueno; las piezas erróneas se confunden fácilmente como alimento por la vida silvestre.

El hecho de que, a pesar de los mejores esfuerzos de legisladores bien intencionados y organizaciones no gubernamentales, miles de toneladas de plásticos residuales todavía ingresan al medio ambiente, especialmente los océanos, todos los días.

Algunos gobiernos y empresas se han convencido de que los "bioplásticos" son la solución. Pero este argumento es falso. El tiempo de biodegradación natural para el desperdicio de plástico se estima en 500 años hasta 1,000 años. Según algunos expertos en plásticos, todas estas cifras son solo otra forma de decir "realmente mucho tiempo".

Durante varios años, el uso de plástico oxo-degradable fue aclamado como una solución para evitar la contaminación. Pero hoy, 150 organizaciones diferentes, incluida la Fundación Ellen MacArthur, han anunciado que la ciencia sugiere que estos plásticos están contribuyendo, no aliviando, a la contaminación micro-plástica que daña los ecosistemas de todo el mundo.

Los plásticos oxo-degradables no son adecuados para la reutilización o el reciclaje a largo plazo. En cambio, la evidencia ha demostrado que el plástico a menudo se fragmenta en pedazos pequeños que a menudo no son visibles a simple vista; esas partículas microplásticas a menudo terminan en el suelo y los océanos.

Algunas empresas y gobiernos han respondido a las preocupaciones sobre los plásticos oxo-degradables al restringir su uso, especialmente en Europa. En el Reino Unido, Tesco dejó de distribuir bolsas de plástico hechas de resinas oxodegradables. Francia prohibió el uso de plásticos oxo-degradables por completo en 2015; una prohibición similar en España estaría llevándose a cabo este año.

Pero, quizás, todos estamos analizando esto de manera inadecuada. El Financial Times tiene una opinión interesante al respecto: [Debemos] cambiar tanto el comportamiento del consumidor como el diseño del producto, para desalentar el uso no esencial de los plásticos, particularmente para el empaquetado, y para que sea mucho más fácil reciclar los plásticos que se usan. (…) Las mayores ganancias vendrían de obligar a los fabricantes a diseñar la reciclabilidad en sus productos, transformando la economía lineal tradicional (hacer, usar, eliminar) en una "economía circular".

Quizás así podríamos empezar a ver un cambio importante en la conducta de los consumidores y una reducción importante en la contaminación de plástico en el mundo. Lampadia

El problema con el plástico

Desde los estómagos de las aves marinas hasta las profundidades de los océanos, la contaminación plástica está en todas partes

Clive Cookson
Financial Times
24 de enero, 2018
Traducido y glosado por Lampadia

Cuando Jennifer Lavers de la Universidad de Tasmania comenzó su charla en la conferencia de Falling Walls de Berlín, agentes del contratista de basura de la ciudad arrojaron un centenar de sacos de plástico en el escenario.

Hablando desde detrás de las pilas de basura, la ecologista marina australiana le dijo a la audiencia: "Esta basura equivale a solo dos días de consumo de los [750] individuos en este auditorio". Luego mostró fotos impactantes que había tomado en la deshabitada isla Henderson, en el Pacífico Sur, uno de los lugares más remotos de la tierra.

En 1990, las playas estaban cubiertas de arena prístina, y hoy están cubiertas de desechos plásticos, arrojados desde países de la cuenca del Pacífico: unas 37 millones de piezas, que se calcula que pesan unos 18 millones de toneladas.

Esta es solo la imagen más pequeña de nuestro problema con los plásticos. Cada año, se estima que ocho millones de toneladas del material fluyen hacia los océanos. Y, en los últimos meses, ha habido un gran aumento en la preocupación pública y política sobre esta contaminación marina, a un nivel en el que se está acercando al cambio climático como un problema ambiental.

De la serie 'Más allá de la deriva: animales imperfectamente conocidos'. Objetos de plástico marino simulan especímenes de plancton descubiertos por el naturalista del siglo XIX JV Thompson en Cork Harbour.
Foto de la izquierda: 'Dinoplage stellices', carcasa para teléfono móvil. Foto de la derecha: 'Copeopod langisticus', anillos de plástico de un six-pack © Mandy Barker

En el Reino Unido, la serie de televisión de Sir David Attenborough “Blue Planet II” ha tenido un gran impacto, llamando la atención sobre el daño causado a las criaturas que se enredan en el plástico o comen fragmentos de plástico. En una desgarradora secuencia, Lucy Quinn del British Antarctic Survey muestra las bolsas de plástico regurgitadas por un polluelo en Georgia. Ese pájaro todavía está vivo, pero Quinn, al borde de las lágrimas, muestra el cadáver en descomposición de otra ave.

"Desafortunadamente, había un palo de dientes de plástico que había atravesado su estómago", dice ella. "Algo tan pequeño como eso ha logrado matar a un pájaro. Es realmente triste de ver".

Si bien muchas personas recientemente se han dado cuenta de la crisis mundial de la contaminación por plástico, otros han estado luchando con ella durante años. Una de ellas es Mandy Barker, la fotógrafa de Leeds cuyas imágenes ilustran este artículo. "Crecí en Hull y pasé mucho tiempo en la reserva natural de Spurn Point", dice ella. "Al regresar cada año, me sorprendía al encontrar la cantidad de basura acumulada".

Desde que surgió como fotógrafa profesional en 2011, Barker ha enfocado su trabajo en la contaminación plástica, extrayendo material de playas y puertos de todo el mundo y de un viaje al Great Pacific Garbage Patch, una corriente oceánica que atrapa cantidades excepcionalmente grandes de desechos flotantes. Su enfoque es revelar la belleza inesperada de los contaminantes plásticos, que a menudo fotografía como si fueran extrañas y valiosas criaturas marinas. "Quiero estimular una respuesta emocional en el espectador, utilizando la contradicción entre una atracción estética inicial a las imágenes y una conciencia posterior del daño que están haciendo estos objetos", dice Barker.

'Europa': Se recogieron más de 630 pelotas de escombros marinos de 23 países e islas en Europa, de 104 playas diferentes por 62 miembros del público en cuatro meses. Desde 'Penalty', una serie que crea conciencia sobre la contaminación marina al enfocar la atención en el fútbol como un objeto plástico. La Copa Mundial Fifa 2014 fue el catalizador para la creación de este proyecto © Mandy Barker

Richard Thompson, jefe de la Unidad de Investigación de Desechos Marinos Internacionales en la Universidad de Plymouth y un investigador líder en plásticos oceánicos, inicialmente estaba inseguro sobre el trabajo de Barker. Si bien apreciaba las "bellas representaciones artísticas de la basura en el mar", no estaba seguro de lo que agregaban al debate global del plástico. Pero ahora reconoce su impacto positivo.

Si bien acoge con satisfacción el nuevo sentido de urgencia en todo el mundo, Thompson está algo desconcertado acerca de por qué ahora está surgiendo el interés en un tema que lo ha preocupado por tanto tiempo. "Hay un efecto de bola de nieve, ya que las historias de los medios se complementan entre sí", reflexiona. "Las personas que viven lejos del mar comienzan a darse cuenta de que comparten la responsabilidad de la basura marina".

Malcolm David Hudson, ecólogo marino de la Universidad de Southampton, agrega: "Creo que los científicos y, cada vez más, el público, se están dando cuenta de que nos estamos acercando a varios puntos de inflexión dentro de los sistemas naturales, como resultado de los plásticos en los océanos. "Los puntos de inflexión son cambios repentinos, sustanciales y a veces imparables, por ejemplo, en las principales cadenas alimentarias marinas, que resultarían del efecto acumulativo de cambios más sutiles. Para Lavers, el punto clave es que "el problema se está acumulando tan rápido que las personas ya no pueden negar su existencia. Es por eso que estamos hablando de eso ahora".

'Bolsa de plástico': Cuando una bolsa ingresa al mar, puede asfixiar o enredar la vida marina, pero la ingestión es el principal problema. Las tortugas marinas a menudo confunden las bolsas con medusas o calamares. Una persona usa una bolsa de plástico durante un promedio de 12 minutos antes de desecharla. De 'Indefinido', una serie que muestra una colección de objetos, desde guantes hasta cuerdas, tal como se presentaron en la orilla, sucios y sin lavar © Mandy Barker

Mientras grandes piezas de desperdicios plásticos son demasiado visibles en las playas y en el océano, los toxicólogos están haciendo sonar una alarma urgente sobre los fragmentos más pequeños, conocidos generalmente como microplásticos, cuyas dimensiones se miden en milímetros. Muchos microplásticos provienen de la desintegración de los desechos plásticos, pero algunos se fabrican como "microperlas" para agregar un carácter ligeramente abrasivo a los productos de salud y belleza, incluidos las cremas dentales y exfoliantes. "Nurdles" es otra fuente; estos son pequeños perdigones utilizados para fabricar productos de plástico, que llegan al mar a través de derrames y mal manejo.

Los peces y las aves comen por error microplásticos, que a menudo parecen bocados perfectos del tamaño de un bocado de comida real. Dentro del intestino actúan como venenos, tanto a través de su presencia física como porque liberan sustancias químicas tóxicas -incluidas moléculas internas involucradas en la fabricación del plástico y toxinas externas como DDT (dicloro difenil tricloroetano) y PCB (bifenilos policlorados) - que han absorbido en el mar.

Desde 'Más allá de la deriva: animales imperfectamente conocidos'. Foto de la izquierda: 'Phoronilasteri crae', rueda de triciclo. Foto de la derecha: 'Dinoplage stellices', carcasa de móvil © Mandy Barker

Lavers lleva a cabo la mayor parte de su investigación en la isla Lord Howe, a 600 km al este de Australia. Ella está particularmente preocupada por la Ardenna carneipes, un ave marina que busca alimento en la superficie del mar de Tasmania e involuntariamente alimenta con microplásticos a sus polluelos en lugar del previsto plancton.

"Cuando comenzamos a monitorear estas aves hace más de una década, la proporción que contenía plástico ya era del 70%. Ahora es de 100% ", dice ella. "Cada pájaro en la isla Lord Howe contiene plástico". El análisis muestra que los pájaros bebés alimentados con más plástico por sus padres tienen alas más cortas y una salud más pobre.

Lavers encontró 225 piezas de plástico en el estómago de un pollito de tres meses, y pesaba el 10 % de su masa corporal. Eso equivaldría a un humano promedio con alrededor de 6 kg a 10 kg de plástico. "Imagínese tener que tomar su primer vuelo mar adentro con todo lo que tiene en el estómago", dice. "En todo el mundo, las aves marinas están disminuyendo más rápido que cualquier otro grupo de aves".

"Separaron" 150 toneladas de bolitas de plástico, conocidas como nurdles o "lágrimas de sirena", que se derramaron desde un contenedor de carga en Hong Kong durante un tifón en julio de 2012. La imagen refleja el cielo nocturno el día del derrame. Estos nurdles fueron recuperados de seis de las playas más afectadas. De 'Hong Kong Soup: 1826', una serie que muestra los desechos de plástico recogidos de las playas desde 2012 © Mandy Barker

El número de especies marinas (peces, mamíferos, aves e invertebrados) que se sabe que se ven afectadas negativamente por los desechos de plástico ha aumentado de alrededor de 260 cuando la primera evaluación se llevó a cabo en 1995 a 690 especies en 2015 y 1,450 ahora, según Lavers.

Científicos de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo publicaron este mes investigaciones que demuestran que las costas de Scapa Flow en las Islas Orcadas contienen tanta contaminación microplástica como Clyde y Firth of Forth: alrededor de 1,000 pequeñas partículas y fibras por kilo de sedimento. "El hecho de que una isla relativamente remota tenga niveles microplásticos similares a algunos de los cursos de agua más industrializados del Reino Unido fue inesperado, y apunta a la naturaleza omnipresente de los microplásticos en nuestros sistemas de agua", dice Mark Hartl, el líder del proyecto.

Aunque ha habido preocupación por comer mariscos contaminados con microplásticos, no hay evidencia de que el consumo haya alcanzado niveles que puedan afectar la salud humana. Los toxicólogos siguen más preocupados por otros químicos dañinos como el mercurio en el pescado. "Los microplásticos son un problema insidioso a largo plazo", dice Hudson, "pero tenemos que tener cuidado de no promover historias de miedo".

'Cada ... copo de nieve es diferente'. Ingredientes; restos de plástico blanco recogidos de la costa en Spurn Point Nature Reserve Inglaterra, 2011. De la serie 'Snow Flurry'. No hay dos copos de nieve iguales, y los restos de plástico marino blanco recuperado son similares, con cada objeto hecho por el hombre que ofrece una estructura diferente © Mandy Barker

Tratar con plásticos podría tener dos partes: limpiar lo que ya está en los océanos (un estimado de cinco mil millones de piezas de plástico, según Lavers) y evitar que entren más. Los científicos marinos, sin embargo, dicen que la prioridad debe ser la prevención: cortar rápidamente el flujo de esos ocho millones de toneladas cada año, de los cuales la mitad son transportados por ríos.

Aunque existe un rol para remover plásticos, desde limpiezas de playa hasta una propuesta de alta tecnología para extraer el plástico que flota en el Great Pacific Garbage Patch, la contaminación se dispersa demasiado a través de los océanos para que una gran proporción sea eliminada de esta manera.

La Fundación Ellen MacArthur, una organización benéfica líder en la lucha contra los desechos, estima que las limpiezas internacionales no podrían ocupar más del 0.5 por ciento de los plásticos que ingresan a los mares. "Sí, hay soluciones tecnológicas de limpieza, como grandes barreras mecánicas que se extienden en el medio del océano", dice Thompson, "pero existe el peligro de que nos distraigan de la prioridad de detener el ingreso de plásticos a los océanos".

Desde 'Más allá de la deriva: animales imperfectamente conocidos'. Foto de la izquierda: 'Plividas chloticus', brazo de la muñeca Barbie. Foto de la derecha: 'Pleurobrachia stileucae', flor plástica parcialmente quemada © Mandy Barker

Eso significa cambiar tanto el comportamiento del consumidor como el diseño del producto, para desalentar el uso no esencial de los plásticos, particularmente para el empaquetado, y para que sea mucho más fácil reciclar los plásticos que se usan. "Los plásticos no son el enemigo", agrega Thompson. "Son materiales maravillosos. Lo que importa es lo que elegimos hacer con ellos. No se trata de prescindir de los plásticos, sino de hacer las cosas de manera diferente ".

Un creciente ejército de grupos de campañas ambientales, como OneLess, con sede en Londres, está exigiendo una acción del gobierno sobre los plásticos. Las sugerencias incluyen tomar medidas drásticas contra los plásticos de un solo uso, como botellas de agua y tazas de café, y facilitar el reciclaje. Este mes ha tenido iniciativas políticas contra el despilfarro, como el de Theresa May, que prometió abordar "uno de los grandes flagelos ambientales de nuestro tiempo" con un programa para eliminar los desechos de plástico para 2042 y otro de la UE para garantizar que cada una pieza de embalaje sea reutilizable o reciclable para 2030. Los ambientalistas dicen que se necesita mucha más urgencia.

Thompson cree que las mayores ganancias vendrían de obligar a los fabricantes a diseñar la reciclabilidad en sus productos, transformando la economía lineal tradicional (hacer, usar, eliminar) en una "economía circular". Donde el embalaje es esencial, debe ser simple y fácilmente identificable, de modo que las plantas de reciclaje con maquinaria de clasificación automática no se enfrenten a una plétora desconcertante de diferentes materiales mezclados o unidos entre sí.

'¿Dónde ... he estado?' Es una serie de fotografías que documentan desechos relacionados con globos de plástico recogidos en playas de todo el mundo. Más del 90 % de los globos se elevan a una altura de cinco millas y luego se rompen en fragmentos. El resto permanece inflado antes de descender, a menudo hacia el mar. Colección: '¿A dónde ... voy?', Ingredientes: Aniversario de Bodas Plateado, Ahora tengo 3 años, 5 años, 60, años; rojo, azul, amarillo, verde, rosa, naranja, plateado, blanco, Ruby Wedding, It's a Girl, Thomas the Tank Engine, banco Barclays, cara de fantasma, motivos no identificados x15, tapones inflables, Feliz Retiro, Feliz cumpleaños , Comida feliz, feliz! © Mandy Barker

Mientras que la industria del cuidado personal está eliminando gradualmente las microperlas, crece la preocupación sobre otro micropolriente ubicuo: las fibras plásticas. El análisis muestra que están presentes en arroyos, ríos, lagos y mares en todo el mundo, así como en agua potable para uso doméstico. Su fuente principal parece ser la ropa y los textiles hechos de fibras sintéticas, que se separan en las lavadoras y no son filtrados por las plantas de tratamiento de agua.

Mandy Barker está tan preocupada por las fibras plásticas que las está convirtiendo en el foco de su próximo proyecto fotográfico. Hudson también los ve como una amenaza mayor que las microperlas: "Recientemente nos dimos cuenta de que las fibras de la ropa podrían ser importantes", dice, "y hay otros asuntos que todavía no están en la agenda, como el lavado de plásticos. caminos de marcas viales y automóviles. "Aun así, Hudson expresa optimismo sobre las perspectivas de luchar contra la contaminación plástica. "Hace dos años todo el asunto estaba pasando completamente desapercibido", dice. "Ahora está en la agenda global y todos están hablando de hacer algo al respecto".

Si Jennifer Lavers da una charla de seguimiento dentro de varios años, puede que la barrera de bolsas sea más baja en el escenario, a medida que la guerra contra los desechos de plástico surta efecto. Pero pasarán décadas antes de que la basura plástica deje de profanar playas vírgenes y envenenar la fauna marina. "Cuando regrese a Henderson Island dentro de unos años, me temo que la contaminación de sus playas será aún peor que hoy", dice, "y lo mismo ocurrirá con todas las islas remotas del mundo". Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios