• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 18 de Octubre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Recursos Naturales < regresar

Lima-Perú, 04/06/2018 a las 02:06pm. por Lampadia

No hay peor ciego que el que no quiere ver

De las agro-exportaciones a la minería

Como explicó nuestro colaborador Fausto Salinas Lovón, hace unos días en Lampadia, Autoritarismo, Populismo y Corrupción - Los relatos de América Latina han creado una realidad peor, desde el nacimiento de nuestras repúblicas hemos sido víctimas de relatos que han torcido nuestra realidad, y han creado un sentido común perverso, contrario a la consecución del beneficio propio.

En el caso del Perú, el impacto negativo de las prédicas anti-economía de mercado, ha producido recientemente una nueva interrupción de nuestro desarrollo, en este caso, de un proceso de desarrollo virtuoso. Efectivamente, el 2011, de la mano del gobierno de Humala-Heredia-Lerner, se produjo una brecha entre el Estado y el sector privado, se infiltro el espacio de los servicios públicos con personal resistente a la modernidad, se paró la inversión minera, y con ella, paulatinamente, el resto de la inversión privada y el crecimiento de la economía.

La debilidad de nuestra clase dirigente permitió que en el período de mayor inclusión social y económica de nuestra historia, nos vendieran un gobierno que ofrecía ‘crecimiento con inclusión’, pero no produjo ‘ni crecimiento, ni inclusión’.

Esto no salió de la nada. Los enemigos de la economía de mercado estuvieron sembrando mentiras, y contaron con la colaboración de muchos tontos útiles, como aquellos que, sin ser enemigos de la economía de mercado (con el afán de ganar notoriedad), criticaron nuestros avances alimentando mitos y planteando falsas disyuntivas. (Por ejemplo, con publicaciones como: ‘Qué se puede hacer con el Perú’, y ‘El Perú está calato’). El menor desarrollo relativo de lo institucional versus lo económico y social, no debió nunca, confundir a los gestores públicos ni debilitar la gesta por el crecimiento económico.

Hoy estamos bastante lejos de recuperar las regulaciones, el clima de negocio y la confianza en el futuro, que hicieron posible la metamorfosis del Perú, que pasó en muy pocos años, de ser un ‘Estado Fallido (1990)’, a una ‘Estrella Internacional (2011)’.

El Perú no puede dejar pasar la oportunidad de materializar los proyectos mineros paralizados hace algunos años y que implicaron dejar de recaudar casi 1,500 millones de soles por año.

La paralización de tres proyectos mineros por 6,950 millones de dólares implicaron dejar de recaudar casi 1,500 millones de soles por año.

Se trata de los proyectos: Conga, Tía María y Río Blanco. Además, se impidió exportaciones por cerca de 3,000 millones de dólares por año.

Renzo Rossini, Gerente General del Banco Central de Reserva (BCR), 31 de mayo, 13 Simposio Internacional del Oro y la Plata.

A estas alturas debiera estar claro que la parálisis de la inversión minera no fue producto del ‘fin del súper ciclo’ de precios, sino consecuencia de un país que no quiere entender su potencial, sus prioridades, y su obligación moral de superar la pobreza, sin desperdiciar lo que nos ofrece la naturaleza.

Por ello, quienes detectemos las debilidades de nuestro entorno político, tenemos la obligación de analizarlas y de comunicarlas a la opinión pública. Incluso, si para ello, debemos contradecir, aunque siempre con respeto, al propio presidente de la República.

Este es el caso de la Ley de Promoción Agraria, como analizamos la semana pasada (Las izquierdas complotan contra los trabajadores del campo - El gobierno se deja confundir), y como reportamos hoy, con respecto a la minería. Veamos:    

“En algunas regiones, que tienen tradición minera, tienen indicadores sociales muy bajos, tenemos regiones con porcentajes de 50% de pobreza de la población donde hay una presencia fuerte de la minería, entonces tenemos que cambiar esta situación y lo vamos a hacer.”
Martín Vizcarra, Presidente de la República

Lamentablemente, este comentario está muy lejos de la realidad. La única región del Perú con más de 50% de pobreza es Cajamarca.

Una región con un inmenso potencial minero, que ha sido el laboratorio donde los anti-mineros afinaron todas sus estrategias para parar las inversiones. En Cajamarca, Marco Arana, Gregorio Santos y Wilfredo Saavedra, entre otros, aprovecharon todas las oportunidades para sabotear la inversión minera. Ellos supieron capitalizar los errores del Estado, de las empresas, la ausencia del gremio minero, la debilidad de nuestra clase dirigente, el financiamiento de ONGs extranjeras, la superficialidad e irresponsabilidad de los medios de comunicación, la infiltración política de la iglesia católica en la región, y la torpeza del gobierno de Humala-Heredia-Lerner.

Por la exitosa movilización de estos personajes, Cajamarca ha reducido significativamente su producción de oro, del que era el primer productor nacional, y ha parado cinco macro-proyectos que hubieran convertido a Cajamarca en la región más rica del Perú. Actualmente se produce menos de la tercera parte de lo que producía en el 2005, y la pobreza en la provincia de Cajamarca, donde se ubica la mina Yanacocha, es del orden del 37%.

Veamos el despacho de Andina sobre las declaraciones del Presidente Vizcarra en el Simposium Internacional del Oro y la Plata:

Impulso a la minería debe ir de la mano con el desarrollo social

Presidente Martín Vizcarra, participa del Simposium Internacional del Oro y la Plata

JCR/VVS, JRA
Andina
Lima, 31 de mayo, 19:45

El presidente de la República, Martín Vizcarra, afirmó hoy que en el país el desarrollo minero debe ir de la mano con el desarrollo social, por lo que se necesita una mayor articulación con la empresa privada para atender a las necesidades de la población.

Durante la clausura del Simposium Internacional del Oro y la Plata, organizado por la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía, el mandatario recalcó que se deben sumar todos los esfuerzos para llegar a las comunidades y conocer sus carencias.

“Hay convicción desde el Estado de acompañar a las empresas a hacer realidad sus proyectos con una presencia fuerte y decidida para generar la riqueza que necesitamos, que salga del subsuelo a la superficie; de esta manera vamos a lograr un desarrollo minero ejemplar, lo que queremos es un desarrollo social que vaya de la mano”, dijo.

El mandatario subrayó la necesidad de tener también una presencia “completa e integral” como Estado, en el territorio nacional, para atender las necesidades reales de la población y sacar a más personas del flagelo de la pobreza.

Queremos que finalmente se llegue a un equilibrio con todos los sectores, que no haya actores contrapuestos, estamos convencidos del gran potencial minero que debe ponerse en valor y generar progreso para todos los peruanos”, sostuvo el presidente Vizcarra.

Indicó que no se puede permitir que la población cercana a los proyectos mineros registre altas cifras de pobreza, teniendo en el subsuelo una gran riqueza que debe dar beneficio a todos los peruanos.

“En algunas regiones, que tienen tradición minera, tienen indicadores sociales muy bajos, tenemos regiones con porcentajes de 50% de pobreza de la población donde hay una presencia fuerte de la minería, entonces tenemos que cambiar esta situación y lo vamos a hacer”, recalcó el mandatario durante la clausura del simposium.

El presidente recalcó además que la brecha de infraestructura en el país es enorme, pero esta se cerrará impulsando la inversión privada, que generará mayores ingresos al país. 

Video: Vizcarra: impulso a la minería debe ir de la mano con el desarrollo social

Este es un tema tan importante, que para empoderar a nuestros ciudadanos queremos reproducir el informe de Luis Vargas Barbieri, director del semanario Minas y Petróleo, sobre la evolución de los ingresos y la pobreza en las distintas zonas del país, que prueba que las regiones mineras tienen buenos indicadores relativos. Información que contradice lo afirmado por el presidente Vizcarra la semana pasada, y que ha venido negándose repetidamente por parte de los enemigos del desarrollo del Perú en todos los medios de comunicación.

Sin embargo, debemos señalar que este tipo de equívocos, son responsabilidad del gremio minero (SNMPE), más que del presidente de la República, pues éste, tenía la responsabilidad de cuidar el desarrollo de un sector tan importante, pero con la proverbial anomia de nuestra clase dirigente, ha permitido que la pos-verdad ocupe las mentes de los peruanos.

Veamos el análisis de Vargas Barbieri:

ANALIZANDO LAS CIFRAS DE POBREZA DEL INEI

La minería contribuye decisivamente a disminuir la pobreza en el Perú

Luis Vargas Barbieri
Director de Minas y Petróleo

Minas y Petróleo
28 de mayo, 2018
Glosado por Lampadia

INTRODUCCIÓN

A fines de abril de este año el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) publicó el documento “Resultado de la Pobreza Monetaria 2017”, en el cual se dan a conocer indicadores de pobreza del Perú, para el período 2016 - 2017.

Al igual que lo que ocurre con el Índice de Desarrollo Humano (IDH), la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE), la desnutrición crónica de la población infantil y otros indicadores sociales, se puede observar que la minería tiene un impacto positivo sobre dichos indicadores, como lo ha venido demostrando Minas y Petróleo, en diversos informes periodísticos, desde hace más de una década.

En efecto, considerando similar ubicación geográfica, tanto los indicadores de la pobreza total como de la pobreza extrema tienden a ser comparativamente menores, en las regiones donde la minería ha tenido importancia durante un largo período (Ica, Madre de Dios, Arequipa, Moquegua y Tacna) o donde la mayor parte del territorio se ubica en la costa (Lambayeque y Tumbes).  En el caso de Pasco parecería no ser tan evidente a nivel de región, pero en el ámbito provincial y distrital se cumple la regla de menos índice de pobreza donde hay minería.  Pero existe mayor pobreza donde la anti-minería logró parar la inversión minera en los últimos años, como en Cajamarca.

Cabe señalar que aparte de la minería, hay otros factores como contar con una alta proporción de su territorio en la costa, la buena comunicación con la capital, la industria de hidrocarburos o la de contar con una agricultura con alta productividad, entre otros, que contribuyen a reducir la pobreza en una región.

ICA: REGIÓN DONDE MINERÍA Y AGRICULTURA SE DAN LA MANO

Conforme se puede observar en el Cuadro Nº 1, preparado con la información extraída de varios documentos del INEI, el Ministerio de Energía y Minas y el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas PNUD y especialmente del que se ha hecho referencia anteriormente: “Resultado de la Pobreza Monetaria 2017”, las regiones con el menor índice de pobreza del Perú en el 2017 fueron Ica y Madre de Dios, en un rango que el INEI ha estimado que se ubica entre un mínimo de 2.1% de pobres y un máximo de 4.8%.  Asimismo, el INEI ha estimado, en el mismo documento, que la pobreza extrema en esas regiones está en un rango que va del 0.4% al 1.0% de la población (ver Cuadro Nº 2).

Dicho rango, que es el menor para la pobreza extrema, también les corresponde a las regiones de Arequipa, Callao, Lambayeque, Lima Metropolitana, Región Lima (Lima provincias), Moquegua, Tacna y Tumbes, como se puede observar en el Cuadro Nº 2.

Conforme se puede apreciar en el Cuadro Nº 1 el ingreso por canon, regalías mineras y derechos de vigencia -incluidas las penalidades- totalizó 2,336 soles por habitante en el período 2008 - 2017 en la región Ica, lo que la ubica como la octava región del país con mayor ingreso por habitante por estos conceptos. Asimismo, en el 2012 según las cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), conforme se puede ver en el mismo Cuadro Nº 1, Ica fue con 648 soles en el 2012 la octava región del Perú en ingreso familiar per cápita. La superaron 4 regiones mineras: Moquegua, Madre de Dios, Arequipa y Tacna; las 2 regiones que conforman la metrópoli Lima - Callao; y Tumbes que es una región muy pequeña cuya superficie está íntegramente en la costa.

Cabe señalar que la provincia de Nazca donde se ubica la mina de Marcona es la cuarta provincia del Perú con menor número de pobres; le anteceden Palpa en Ica; y Tambopata y Manú en Madre de Dios. Palpa está comunicada por una carretera asfaltada, la mayor parte de la cual pertenece a la Panamericana Sur, con el distrito de Marcona donde se ubica la mina del mismo nombre, por lo que resulta un mercado cercano para su producción de bienes de consumo.

Hay que señalar que el distrito de Marcona es el 12º con menor pobreza de todo el Perú y el tercero entre los que no pertenecen a Lima Metropolitana y la ciudad de Arequipa. Los otros dos son Pacocha en Ilo con influencia minera y Wanchac en Cusco que se beneficia del turismo.

Además de tener una cierta importancia, Ica es un polo de desarrollo agro exportador, que cuenta con una importante producción agrícola con alta productividad, a lo que debe agregarse su cercanía a la capital del país y su comunicación con ella por una buena carretera, todo lo cual contribuye a reducir la pobreza en mayor proporción que en otras regiones con un mayor ingreso promedio por habitante, como Moquegua y Tacna. A lo señalado cabe agregar que Ica es una región con el 99% de su población habitando en la costa. 

MADRE DE DIOS: UNA MINERÍA VILIPENDIADA QUE HA ACABADO CON LA POBREZA

El ingreso por canon, regalías mineras y derechos de vigencia incluidas las penalidades de Madre de Dios son ínfimas, 305 soles por habitante en total durante los últimos 10 años, como se puede observar en el Cuadro Nº 1, debido a que la producción minera es ilegal o informal. Sin embargo, como el valor de su producción de oro no declarada es cuantiosa, es con 1,011 soles la tercera región con mayor ingreso familiar per cápita según el PNUD.

En consecuencia, aunque ilegal o informal, la minería aurífera prácticamente ha acabado con la pobreza en la región, lo cual aboga a favor de la tesis de que la solución no es desterrar la minería en Madre de Dios, sino encontrar procedimientos de extracción y recuperación metalúrgica técnicamente aceptables para la conservación del medio ambiente.

AREQUIPA, MOQUEGUA Y TACNA: REGIONES MINERAS CON POCA POBREZA

Con un rango que va desde un mínimo de 12.1% hasta 14.6% de pobres: Arequipa, Lambayeque, Moquegua, Callao, Lima Metropolitana, Región Lima (Lima provincias), Tacna, Tumbes y Ucayali conforman el segundo grupo de regiones en relación al menor porcentaje de pobres con cifras del 2017. 

Con la excepción de Ucayali todas estas regiones, conforme se puede observar en el Cuadro Nº 2, se ubican al igual que Ica y Madre de Dios en el grupo de las regiones con menor pobreza extrema, la que está en el rango de 0.4% al 1% 

Conforme se puede observar en el Cuadro Nº 1, Tacna con 10,541 soles, Moquegua con 9,794 soles y Arequipa con 4,350 soles, son la primera, segunda y quinta región, respectivamente, con mayor ingreso per cápita total por canon, regalías mineras y derecho de vigencia incluidas penalidades, en el periodo 2008-2017, lo que demuestra su importancia como regiones mineras.  

En ingreso familiar per cápita Moquegua, Arequipa y Tacna con 1,042 soles, 818 soles y 766 soles, ocupan el primer, quinto y sexto lugar, respectivamente, según las cifras del PNUD del 2012.

En el caso de Lambayeque y Tumbes la menor pobreza se explica por ser dos regiones ubicadas en su mayor parte en la costa, 89% de la población en el caso de Lambayeque, y 100% de la población en el caso de Tumbes. Adicionalmente Tumbes cuenta con una historia en la producción de hidrocarburos.

Pucallpa, la ciudad capital de la región Ucayali, es la décima ciudad más poblada del Perú y albergaba en el año 2013 una población de 211,611 habitantes según el INEI. Está conectada con Lima mediante la Carretera Central y cuenta con una importante producción de madera, lo que podría explicar, en parte, su ubicación en el segundo grupo de regiones con menor pobreza. Sin embargo, Ucayali no se encuentra en el primer grupo de regiones con menor pobreza extrema, sino en el segundo, que abarca un rango que va desde el 2.9% hasta el 4.4% de la población.

ANCASH, CUSCO Y JUNÍN: REGIONES MINERAS A MEDIA TABLA EN EL RANKING DE POBREZA

Con un rango que va del 23.0% al 26.2% de la población en la condición de pobres, Ancash, Cusco, Junín, La Libertad, Piura y San Martín conforman un tercer grupo de regiones en cuanto a menor pobreza, conforme se puede observar en el cuadro Nº 1, siempre refiriéndonos al año 2017.

De este grupo Ancash, Cusco, La Libertad y San Martín están en el segundo grupo con menor pobreza extrema, de 2.9% a 4.4%, mientras que Junín y Piura están en el tercer grupo del 4.7% al 6.5%, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 2.

Aunque Ancash es una región que tiene litoral, cerca del 60% de su población vive en la sierra y una gran proporción de su superficie corresponde a esa región natural, un ámbito geográfico donde por las complejas condiciones del medio, es más difícil superar la pobreza. En el periodo 2008 - 2017, con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia, incluidas las penalidades, de 7,200 soles por habitante, fue la tercera región con mayor ingreso per cápita por estos rubros. En el 2012, según cifras del PNUD, fue con 564 soles la décima región con mayor ingreso familiar per cápita.

Cabe destacar, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 1, que entre el 2007 y el 2017 se redujo la proporción de pobres en esta región, desde el rango de 40.7% a 46.6% al de 23.0% al 26.2%.

Por su parte, la pobreza extrema descendió desde un rango de 5.7% al 7.5% en el 2013 a otro del 2.9% al 4.4%, en el 2017, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 2.

En el periodo 2008 - 2017, Cusco con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia incluidas las penalidades de 1,546 soles por habitante, fue la 11º región con mayor ingreso per cápita por estos rubros. En el 2012 según cifras del PNUD con un ingreso familiar per cápita de 553 soles fue también la 11º región con mayor ingreso familiar per cápita.

Cabe agregar que Cusco es una región que se ha beneficiado ampliamente con la regalía del gas de Camisea y el desarrollo del turismo en los últimos años, esto explica que haya visto reducirse la pobreza desde el rango que iba de 54.1% a 59.0% en el 2007, a otro mucho menor que va desde 23.0 % a 26.2 % en el 2017.

Por su parte, el índice de pobreza extrema, que llegó a estar en el rango de 1.5% al 2.6% en el 2013, sufrió un retroceso al elevarse al rango del 2.9% al 4.4%, en el 2017. Cabe advertir que en el 2016 estuvo en el rango de 1.3% al 2.5%, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 2.

Junín es otra región minera que se ubica en el tercer grupo en relación a menor pobreza. Como se puede observar en el cuadro Nº 1 ha avanzado desde un rango de 40.7% a 46.6% en el 2007 al de 23.0% al de 26.2% el 2017.

En el periodo 2008 - 2017, Junín con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia incluidas las penalidades de 1,376 soles por habitante, fue la 12º región con mayor ingreso per cápita por estos rubros. En el 2012, según cifras del PNUD, con un ingreso familiar per cápita de 545 soles fue la 13º región con mayor ingreso familiar per cápita.

En el caso de Junín cabe señalar que en los últimos años se ha incrementado la producción minera de la región, principalmente por la puesta en producción del yacimiento de Toromocho. Pero en el lado negativo, el Complejo Metalúrgico de La Oroya continúa casi paralizado.

En cuanto a la pobreza extrema en Junín, ésta se ha incrementado desde el rango de 1.5% a 2.6% en el 2013 al que va desde el 4.7% hasta el 6.5% de la población.

La Libertad es una región con litoral cuya población habita en un 30% en la sierra. En el periodo 2008 - 2017 con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia incluidas las penalidades de 2,403 soles por habitante, fue la 7º región con mayor ingreso per cápita por estos rubros. En el 2012, según cifras del PNUD, con un ingreso familiar per cápita de 600 soles fue la 9ª región con mayor ingreso familiar per cápita.

Como se puede apreciar en el Cuadro Nº 1, en esta región entre el 2007 y el 2017 se redujo la proporción de pobres desde el rango de 40.7% a 46.6% al de 23.0 % a 26.2% y, asimismo, la pobreza extrema descendió desde un rango de 5.7% al 7.5% en el 2013 a otro que va del 2.9% al 4.4% en el 2017 (ver Cuadro N° 2).

PIURA: UNA REGIÓN QUE ESTÁ PAGANDO SU OPOSICIÓN A LA MINERÍA

Considerando que Piura es una región que tiene litoral y en la que alrededor del 65% de la población habita en la costa y solo el 7% del total vive sobre los 2 mil metros, su índice de pobreza en el rango que va del 23.0% al 26.2% en el 2017 es muy elevado, si se compara con las regiones de la costa sur del Perú.

En el periodo 2008 - 2017, con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia, incluidas las penalidades, de 64 soles por habitante, fue la 17º región en ingreso per cápita por estos rubros. En el 2012 según cifras del PNUD fue con 537 soles la décima región con mayor ingreso familiar per cápita.

Como se puede apreciar en el Cuadro Nº 1, entre el 2007 y el 2017 se redujo la proporción de pobres en esta región, desde el rango de 54.1 % a 59.0% al que va del 23.0% al 26.2%.

Por su parte, la pobreza extrema descendió desde un rango del 5.7% al 7.5% en el 2013 al del 4.7% al 6.5% en el 2017, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 2. Con estas cifras Piura queda como la población de la costa peruana con más pobreza extrema. Lo paradójico es que con cifras del INEI del 2013 (las últimas publicadas a nivel provincial) las provincias de Ayabaca y Huancabamba, que se oponen a la explotación del megaproyecto de cobre de Río Blanco ocupan el puesto 15º y 17º entre las provincias con mayor pobreza entre las 196 provincias del Perú. Cabe recordar también la cerrada oposición a la explotación del Yacimiento de Tambogrande en la zona más pobre de la provincia de Piura.

San Martín no es una región minera, ni con producción de hidrocarburos, pero sí con una importante producción agrícola, lo que le permite ubicarse, como se puede observar en el Cuadro Nº 1, en el mismo grupo en su porcentaje de pobres con regiones mineras y con litoral, como Ancash y La Libertad y asimismo, como se puede apreciar en el Cuadro Nº 2, en lo relativo a la pobreza extrema.

PASCO: UN CASO ESPECIAL

Al cuarto grupo de regiones, en relación con una menor pobreza o si se prefiere clasificarlas desde el otro ángulo, al grupo de regiones con mayor pobreza, después de Cajamarca, pertenecen: Amazonas, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Loreto, Pasco y Puno, con una proporción de personas pobres en el rango del 33.3% al 36.8 % en el 2017.

En cuanto a pobreza extrema: Apurímac, Ayacucho, Huánuco y Pasco pertenecen al tercer grupo, clasificados de menor a mayor pobreza extrema, con un rango de 4.7% a 6.5% de pobres extremos y al cuarto que va de 7.4% a 10.2% pertenecen las regiones que sólo tienen menor pobreza extrema que Cajamarca: Amazonas, Huancavelica, Loreto y Puno.

De las ocho regiones que están en el cuarto grupo de pobreza, dos de ellas Amazonas y Loreto son regiones ubicadas en la selva, con insignificante canon minero, como se muestra en el Cuadro Nº 1 y aunque han reducido su pobreza en el periodo transcurrido entre el 2007 y el 2018, no se observa una evolución merecedora de algún comentario en un análisis tan somero como el presente.

PASCO

De las 6 regiones del cuarto grupo de pobreza, ubicado en la sierra, Pasco es la que tiene una tradición más antigua como región minera, y Apurímac la más importante en cuanto a posibilidades futuras.

Como puede apreciarse en el Cuadro Nº 1, Pasco con un ingreso de 5,752 soles por habitante, por concepto de canon, regalías y derecho de vigencia incluidas las penalidades, acumuladas en los 10 años, transcurridos entre el 1008 y el 1017, ocupa la cuarta posición más elevada del país por estos rubros. En consecuencia, es una región de gran importancia minera.

Por lo señalado, era de suponerse que en este grupo de regiones con mayor proporción de pobres que en todas las demás regiones excepto Cajamarca, no se debería encontrar una región minera como Pasco. Tampoco debería tener un exiguo ingreso familiar per cápita de 431 soles según el PNUD. ¿Cómo explicar esta incongruencia?

Una primera explicación es la ubicación de la Región Pasco en la Sierra y Selva. Al respecto cabe señalar que de las 8 regiones que como Pasco no tienen litoral y su capital está en la Sierra, 3 tenían según el PNUD -como se puede observar en el cuadro Nº 1- un ingreso familiar per cápita superior al de Pasco en el 2012. Estas regiones eran: Cusco con una importante regalía por la producción de gas y con un gran ingreso proveniente del turismo; Junín que alcanzó un gran desarrollo en el pasado por estar ahí ubicada la refinería de La Oroya y Huánuco que es un centro hortícola y frutícola de primer orden, que, además, produce en sus valles cálidos, café, piña, coca y caña de azúcar, así como ganado producto del cruce de cebú con vacas criollas. Paradójicamente, Huánuco se beneficia también en gran proporción de la influencia de Pasco, ya que por su mejor clima es un lugar de descanso y jubilación para la población de Pasco. Las otras cinco regiones con capital en la Sierra y sin litoral: Ayacucho, Apurímac, Huancavelica, Puno y Cajamarca tenían en el 2012 un ingreso familiar per cápita inferior al de Pasco.

En el 2017 sólo Junín y Cusco, entre las regiones sin litoral con capital en la Sierra, como se puede observar en el Cuadro Nº 1 están en un rango de pobreza menor que el de Pasco. Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, y Puno están en el mismo rango y Cajamarca está en el último.

En lo que respecta a la pobreza extrema: Cusco estaba en el 2017 en el segundo grupo y como ya se ha señalado, Apurímac, Ayacucho, Huánuco y Junín estaban en el tercero al igual que Pasco, mientras que Huancavelica y Puno estaban en el penúltimo grupo, detrás de Pasco y Cajamarca en el último.

Una segunda y, a nuestro juicio, más importante explicación es que la provincia de Pasco se ubicaba en el 2012 en el puesto 60 en ingreso familiar per cápita entre las 196 provincias del Perú, por lo que es evidente que las provincias no mineras: Oxapampa en el puesto 87 y Daniel Alcides Carrión en el 172 son las que cuentan con los mayores porcentajes de pobres en la región y en consecuencias las que le incrementan los porcentajes de pobres a la región Pasco.  

Del mismo modo en el informe sobre el nivel de pobreza publicado por el INEI en el ámbito provincial, el último de los cuales es del 2013, la provincia de Pasco donde se encuentran las operaciones mineras de la región ocupa el puesto 93 en el ranking de menor pobreza entre las 196 provincias del país. Mientras que Oxapampa ocupa el 149 y Daniel Carrión el 178.

Más aún, los cuatro distritos con menor pobreza en Pasco según el indicado informe de INEI eran en el 2013: Huayllay donde se ubican varias minas de las subsidiarias de la Compañía Minera Volcan y la antigua mina Huarón; Tinyahuarco donde se ubica la mina Colquijirca de Sociedad Minera El Brocal; Yanacancha donde se ubica Milpo; y Chaupimarca, que se encuentra en el área de influencia de las minas de esos tres distritos y de Simón Bolívar, donde se ubican minas de Volcan y parte de la mina Colquijirca y que ocupa el sexto puesto entre los distritos de la región Pasco con menos pobreza.

APURÍMAC

Apurímac es el caso más evidente de cómo la minería puede sacar a una población de la pobreza. Como se puede observar en el Cuadro Nº 1, en el 2007 Apurímac tenía un nivel de pobreza que estaba en el rango que iba de 65.1% a 71.1%, el mismo nivel que Ayacucho, Huánuco y Cajamarca y solo superior al de Huancavelica que estaba en el rango de 80.9% al 89.1%. Cabe agregar que en ese año el INEI clasifico a las regiones en 6 grupos.   

Si bien Apurímac se ha mantenido en el 2017 en el penúltimo nivel en cuanto a pobreza, ésta se ha reducido del rango de 65.2% a 71,1%, al de 33.3% a 36.8%. Con este avance ha alcanzado a Amazonas, Loreto, Pasco y Puno y dejado atrás a Cajamarca, mientras que ha sido alcanzada por Huancavelica.

En lo que se refiere a la pobreza extrema Apurímac se ha ubicado a media tabla con un nivel del 4.7% a 6.5%, el mismo de Ayacucho, Huánuco, Junín, Pasco y Piura y superando a Amazonas, Huancavelica, Loreto y Puno que están en el penúltimo grupo y a Cajamarca que está en el último.

En el periodo 2008-2017, con una cobranza total de canon, regalías y derechos de vigencia, incluidas las penalidades, de 1,223 soles por habitante, Apurímac fue la 13º región en ingreso per cápita por estos rubros; y en el 2012 según cifras del PNUD fue con 331 soles la 23º región con mayor ingreso familiar per cápita.

Cabe indicar que Apurímac acumuló 552.6 millones en canon, regalías y derechos de vigencia, incluidas las penalidades en los diez años transcurridos entre el 2008 y el 2017. Con esa cifra ocupó el 13º lugar en esa recaudación entre las 24 regiones del país, pero si la comparación se hace exclusivamente con lo recaudado en el 2017 ocupó el cuarto lugar con 312 millones, siendo superada únicamente por Ancash con 751 millones de soles, Arequipa con 529 millones de soles y La Libertad con 318 millones.

EL CASO DE CAJAMARCA

Un comentario final merece la comparación de la pobreza y la pobreza extrema de Cajamarca, con las de Apurímac y Huancavelica. En el 2007 tanto Cajamarca como Apurímac tenían un porcentaje de población pobre, como se puede observar en el Cuadro Nº 1, que estaba en el rango de 65.2% a 71.1%, mientras que la de Huancavelica estaba en el de 80.9% al 89.1%.  Hasta el 2017 las tres regiones han disminuido su porcentaje de pobreza; pero mientras que ahora la pobreza de Apurímac y Huancavelica está en el rango del 33.3% al 36.8%, Cajamarca ocupa el último lugar como la región con mayor pobreza, la que está en el rango del 43.1% al 52.0%.

Adicionalmente, cabe señalar que la pobreza extrema en Apurímac estuvo en el 2017 en el rango de 4.7 % al 5.7%, la de Huancavelica en el de 7.4% al 10.2% y la de Cajamarca en el de 13.5 % a 20.5%, que es el último rango en lo que corresponde a la pobreza extrema y a la cual solo pertenece una región, la de Cajamarca (Ver Cuadro Nº 2). 

Es indudable que como lo señala el expresidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, Carlos Gálvez en una entrevista en Minas y Petróleo, “el programa social más eficiente es el de la generación de empleo y no hay mejor programa para la generación de empleo que el de la promoción de la inversión” y como el mismo entrevistado detalla ampliamente, los líderes de la izquierda en Cajamarca hicieron todo lo posible por impedir la inversión minera y lamentablemente lo lograron. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios