• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 22 de Septiempre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Gobernanza < regresar

Lima-Perú, 06/07/2018 a las 09:07am. por Lampadia

Una mirada a Narendra Modi

Perspectivas sobre las reformas en la India

Desde la postulación de Narendra Modi, hemos seguido el desarrollo de India que, dados sus antecedentes y planteamientos, nos hacían prever un giro sustancial hacia la economía de mercado con especial énfasis en el sector privado. Bastaba ver su lema: “No red tape, only red carpet for investors” (nada de tramitología, solo alfombras rojas para los inversionistas). Ver en LampadiaLa visión de país y reformas que el Perú necesita.

Ahora, en menos de un año, el primer ministro indio Narendra Modi, llamado ‘modifier’ por su afán reformista, buscará la reelección. Si bien su gobierno se atribuye el mérito de que India sea la principal economía de más rápido crecimiento del mundo, la percepción de los votantes no es tan optimista.

Sus reformas y su lucha contra la corrupción, especialmente el desbarajuste que se produjo con el retiro del 86% de los billetes, para detener el dinero negro, han originado que cada vez más indios sienten que la economía ha empeorado, según los resultados de una encuesta del Banco de la Reserva de la India (RBI). Los resultados de la encuesta mostraron que la opinión pública sobre el empleo también se ha debilitado desde hace tres meses. Y el aumento de los precios está aumentando sus problemas. "... los sentimientos sobre la situación económica general del período actual empeoraron con respecto a la ronda anterior, ya que el 48% de los encuestados consideró que la situación se había deteriorado", dijo el RBI en su informe publicado el 6 de junio.

Modi siempre se ha presentado como un hombre que quiere hacer negocios. "ustedes saben los cambios que hemos realizado y la mejora en nuestras calificaciones soberanas. Más valioso que estos números es el hecho de que el pueblo indio ha acogido con satisfacción las reformas del gobierno ", dijo Modi en enero de 2018, dirigiéndose a los líderes mundiales en el Foro Económico Mundial.

Desde entonces, los inversionistas extranjeros han retirado más dinero que en el año de la última crisis financiera mundial, la rupia se ha devaluado y, recientemente, la agencia calificadora Moody's advirtió sobre una rebaja si las finanzas de la India se extienden más allá de su objetivo.

La verdad es que la India es la mayor democracia del mundo y, probablemente, el país más difícil de gobernar. Con mayor razón, las dificultades del gobierno para implantar reformas, constituyen un reto de proporciones inmensas. Modi busca impulsar la competitividad de un país que tiene una población del mismo tamaño que la China y que por décadas ha sufrido por ser muy proteccionista, estar plagado de procesos burocráticos asfixiantes, con problemas religiosos, étnicos y políticos, que ningún gobernante quisiera enfrentar.

Sin embargo, las dificultades para avanzar y validar el proceso parecen estar acumulándose. El mundo necesita que la India pueda consolidar su proceso de crecimiento. El artículo que compartimos líneas abajo del Financial Times describe las dificultades, que esperamos puedan superarse.

Modi ahora tendrá que duplicar los esfuerzos para garantizar que los votantes compren su narrativa antes de las elecciones del próximo año. Una gran batalla de percepción se avecina. Lampadia

India: Narendra Modi busca más ‘potencia de fuego’ económico

El crecimiento es sólido, pero se necesitarán más reformas para producir los resultados prometidos por un gobierno que espera reelegirse el próximo año.

Amy Kazmin en Nueva Delhi
Financial Times
24 de junio, 2018
Traducido y glosado por Lampadia

Un empresario que dice que los negocios están en su sangre, Ajay Gandhi, de 61 años, no piensa muy bien del establishment político de la India. Él lo culpa de las regulaciones bizantinas y una burocracia intrusiva que deja a las empresas privadas frente a lo que él dice que son "obstáculos inimaginables en cualquier [otra] parte del mundo".

La desilusión del contador con base en Hyderabad es aún más profunda porque pensó que India estaba en la cúspide del cambio en mayo de 2014, cuando Narendra Modi llegó al poder respaldado por una comunidad empresarial harta de la parálisis política de la anterior administración dirigida por el Congreso. El premier tenía una reputación, construida durante la presidencia de Gujarat, por crear un clima acogedor para la inversión privada. Su abrumador mandato nacional generó esperanzas de una serie de reformas favorables al mercado.

"Está identificado estrechamente con la comunidad comercial y empresarial: son sus principales partidarios", dice Gandhi, que emplea a unas 270 personas en sus compañías de software y contabilidad. "No son de una ideología izquierdista… Pensé que entenderían las áreas con cuello de botella para los negocios y los abordarían".

Después de cuatro años turbulentos, Gandhi se siente decepcionado. El año pasado, India subió 30 puntos en el informe de Ease of Doing Business del Banco Mundial al rango 100 de 190 países.

"Me demostraron que estaba equivocado", dice. "Hay 1,000 factores irritantes que enfrenta todo negocio que solo se puede ver a nivel del suelo. Pero ellos [el gobierno de Modi] no tienen oído para eso, y no tienen un ojo para eso. Solo están mirando los titulares".

El debate sobre el récord económico de Modi promete intensificarse a medida que el primer ministro, que subió al poder con promesas de más empleos y oportunidades, postule para un segundo mandato en las elecciones nacionales que ahora están a menos de 12 meses de distancia.

Lo que no está claro es si su historial económico ayudará u obstaculizará sus perspectivas. India se está recuperando de los embates de su prohibición draconiana de efectivo y una transición difícil a un nuevo sistema impositivo. Ahora que está recuperando algo del impulso perdido, la economía enfrenta una nueva amenaza de la turbulencia global.

Modi mismo estableció expectativas muy altas. Los votantes se preguntarán sí ha cumplido.

En los últimos cuatro años, la administración de Narendra Modi ha invertido en programas de infraestructura y bienestar social © AFP

La pregunta puede parecer extraña para los de afuera. India es la economía más grande y de más rápido crecimiento en el mundo con un producto bruto interno que crece un 7.7 % en el primer trimestre de 2018.

En los últimos cuatro años, la administración ha impulsado una nueva declaración de bancarrota, reordenó el régimen impositivo previamente intrincado y fortaleció su marco de política monetaria. Ha invertido en carreteras y ferrocarriles e intentado hacer que los planes de bienestar social sean más eficientes. Los partidarios del gobierno dicen que estos esfuerzos han puesto a India en camino para un crecimiento estable y acelerado.

"Llevamos a cabo las reformas estructurales que han establecido el escenario para un alto crecimiento sostenido en el futuro para que podamos crecer durante décadas sin ciclos de auge y caída", dice Jayant Sinha, el ex viceministro de Finanzas, quien dirigió el ahora abandonado esfuerzo por privatizar la transportista estatal Air India. "No hay otro gobierno en los últimos cuatro años en ninguna parte que haya intentado una agenda de reformas que sea tan radical, [o] impactante, como la de la India".

Hace apenas dos años, Arvind Subramanian, el principal asesor económico del gobierno, pronosticaba con un fuerte optimismo que la India estaba preparada para un crecimiento del PBI de entre el 8 % y el 10 %. Ese es el rango, según la mayoría de los economistas, necesario para generar suficientes puestos de trabajo para su joven población, y para alcanzar el status de renta media-alta en las próximas décadas.

Pero en lugar de reformar los mercados de trabajo y tierras altamente regulados de la India, o privatizar empresas estatales ineficientes, el tiempo y la energía se desviaron hacia la caprichosa prohibición de efectivo de Modi, cuando el 86 % de los billetes se cancelaron abruptamente en un intento de erradicar el dinero negro. Los críticos argumentan que la administración también fue lenta en hacer frente a la gravedad de la crisis de la deuda mala de la India, un gran lastre para el crecimiento.

Arvind Subramanian, el principal asesor económico, © AFP

Ahora, el FMI y Moody's, la agencia de calificación, pronostican que la India crecerá entre un 7% y un 8% este año y el próximo. Eso es saludable para los estándares mundiales pero muy lejos del crecimiento de dos dígitos necesario en los próximos años para que Nueva Delhi eleve su ingreso per cápita (sólo fue de US$ 1,709 el año pasado según el Banco Mundial) más cerca de los US$ 8,123 de China.

Yashwant Sinha, padre de Jayant, que fue ministro de Finanzas, "dejamos pasar el 2014, el 2015. El 2016, llegamos con el martilleo de la desmonetización y el martillo de un impuesto a los bienes y servicios fallidos. Ahora estamos viendo una tasa de crecimiento tibia de poco más del 7 %".

TN Ninan, presidente del periódico Business Standard, "en este nivel de ingreso per cápita, crecer un 7 % no es algo súper impresionante", dice. "Si estuvieras haciendo algo bien, deberías estar creciendo a un 9% o 10 %".

Ahora un clima económico mundial más volátil con precios del petróleo en alza, amenazas de guerras comerciales e inestabilidad del mercado financiero ha expuesto las vulnerabilidades macroeconómicas de la India, en particular sus frágiles finanzas públicas y el creciente déficit en cuenta corriente.

Jahangir Aziz, jefe de investigación de mercados emergentes en JPMorgan: "El déficit fiscal se está ampliando y no hay una potencia de fuego adicional dentro de la política fiscal o monetaria para proteger a la economía".

Como reflejo del nuevo nerviosismo, los inversores de carteras extranjeras retiraron 6,700 millones de dólares de los mercados de la India entre el 1 de abril y el 4 de junio, como parte de un cambio cada vez mayor desde los mercados emergentes hacia los EEUU.

Adi Godrej, presidente del grupo de bienes de consumo del mismo nombre:
"En India, si haces demasiado, desestabilizas las cosas" © AFP

Modi llegó al poder con la primera mayoría de partido único de cualquier gobierno indio en 30 años. "Pudo haber hecho lo que quisiera, nadie lo debatía", dice Gandhi.

Pero el primer ministro tenía poco apetito por las reformas que podrían erosionar su popularidad. Un intento inicial de revisar la controvertida ley de adquisición de tierras de 2013 en la India, que según los negocios hace que sea demasiado caro obtener tierras para la industria, fue abandonado luego de una protesta de los agricultores.

La India atrajo US$ 40 mil millones en IED en 2017 según la ONU, pero como porcentaje del PBI es aún más bajo que en su punto más alto hace una década, mientras que el crecimiento del empleo es lento. Mientras tanto, montones de deudas incobrables en los bancos estatales han sido olvidadas. Se cree que los préstamos incobrables llegaron a su punto máximo, pero la limpieza llevará años.

Las esperanzas se desvanecieron para una revisión de las leyes laborales que hacen que sea casi imposible para las grandes empresas despedir a los empleados, reglas que los economistas dicen que han impedido la creación de empleos y la manufactura a gran escala.

El movimiento más audaz de Modi hasta ahora también es quizás el más extraño: la prohibición de efectivo de noviembre de 2016. Con la gran economía informal severamente perturbada, los empleos perdidos y el crecimiento afectado, los indios todavía debaten si los beneficios superan los dolorosos costos.

India en números

7.7%: Aumento del PBI en el 1T de 2018, menor que lo previsto

US$ 40 mil millones: IED atraída en 2017

US$ 1,709: El ingreso per cápita de la India (China US$ 8,123)

Modi cedió ante las quejas de las pequeñas empresas y redujo muchos requisitos para las empresas con ingresos de menos de US$ 300,000.

Rajiv Kumar, vicepresidente del grupo de expertos del gobierno NITI Aayog, insiste en que las acciones de Modi darán frutos. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios