EEUU debe acomodarse a una nueva realidad | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 26 de Mayo 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 01/12/2020 a las 10:12am. por Lampadia

Una mirada experta desde el Asia

EEUU debe acomodarse a una nueva realidad

Recientemente Kishore Mahbubani, el popular ex embajador de Singapur y líder intelectual del cual hemos escrito en innumerables ocasiones por su acertada visión del acontecer asiático (ver Lampadia: El comportamiento de China y EEUU, La divergencia del nuevo orden global), ha dado sus reflexiones de los retos que encarará la administración Biden en torno a la geopolítica global y la enturbiada relación de EEUU con China (ver entrevista en la revista Project Syndicate líneas abajo).

La visión pues de Mahbubani se mantiene firme a cómo se ha venido expresando en los últimos años sobre la necesidad de que EEUU reaccione, de cuenta del probable paso de la economía china como primera potencia mundial y que, en vez de intentar estropear su desarrollo - como ha venido haciendo Trump con constantes embates arancelarios y vetos tecnológicos - busque aprovecharlo con el fin de mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos.

Ya hemos comentado de que este empecinamiento de Trump estuvo sustentado en su errónea idea de que las importaciones son malas y las exportaciones son buenas, algo que no tiene cabida con la evidencia acerca de los verdaderos beneficios que otorga el comercio internacional (ver Lampadia: El bumeran económico de Trump). Ambas caras de la moneda mejoran el bienestar local y extranjero a través de la especialización de los países, tanto por el lado de las importaciones con el abaratamiento de costos de los bienes de consumo como por el lado de las exportaciones con la generación de divisas y de empleo adecuado.

Mahbubani comenta además que EEUU debe retomar con vigor su inserción al multilateralismo, pero consideramos que también ello debe pasar por acoger sus relaciones con UE, tan despreciadas en la administración Trump, lo cual fortalecería el bloque occidental de cara a la defensa mundial de las democracia liberales, tan venidas a menos en los últimos años con los fantasmas nacionalistas y populistas que han asolado buena parte de Europa.

En suma, Biden tiene la oportunidad de acometer esa gran convergencia entre occidente y oriente de la cual tanto aboga Mahbubani y que consideramos es necesaria para encarar los retos que trascenderán a la presente pandemia, como el calentamiento global y la preservación de la paz global. Esperemos que el mandatario y sus asesores tengan la suficiente pericia para acoger las recomendaciones de los intelectuales que convienen con estas ideas, de las cuales Mahbubani probablemente sea el mayor exponente.

Recomendamos seriamente la lectura de la siguiente entrevista. Lampadia

Kishore Mahbubani dice más...

Project Syndicate
24 de noviembre, 2020
Traducida y comentada por
Lampadia

Esta semana en Say More, Project Syndicate habla con Kishore Mahbubani, un distinguido miembro del Instituto de Investigación de Asia de la Universidad Nacional de Singapur.

Project Syndicate: Usted ha advertido que "el orden internacional se ha quedado peligrosamente a la zaga de las cambiantes dinámicas de poder global". ¿Mejorará la administración del presidente electo de EEUU, Joe Biden, las perspectivas de reforma?

Kishore Mahbubani: Lamentablemente, la respuesta es no. La combinación de pereza intelectual e inercia política ha alimentado la creencia en Washington, DC, de que las instituciones multilaterales más débiles son mejores para los intereses nacionales de EEUU. Pero, si bien esa lógica puede haber tenido algún mérito en un mundo unipolar, no se adapta al mundo multipolar en el que vivimos. Como dijo Bill Clinton en 2003, EEUU debería estar intentando crear el tipo de mundo en el que le gustaría vivir cuando "ya no sea la superpotencia militar, política y económica".

La propensión de EEUU a restringir las instituciones multilaterales se remonta a décadas, tal vez hasta la presidencia de Ronald Reagan. Por ejemplo, EEUU ha luchado durante mucho tiempo para reducir sus contribuciones a las Naciones Unidas, e incluso ha retenido pagos, a pesar de que el dinero ahorrado es una gota en el cubo del presupuesto estadounidense.

Si la administración Biden está verdaderamente comprometida con el multilateralismo y, más fundamentalmente, con ser un buen ciudadano global, debería pagar de inmediato todos los atrasos estadounidenses. Esto enviaría un mensaje poderoso, abriendo el camino para un replanteamiento más amplio del orden multilateral del siglo XX y lo haría adecuado para su propósito en el siglo XXI (liderado por Asia).

PS: En enero de 2019, usted notó que gran parte del 50% más pobre de los asalariados confiaba en el presidente Donald Trump. Por lo tanto, los oponentes de Trump enfrentaron una opción: "sentirse bien al condenar a Trump" o "hacer el bien atacando los intereses de la élite que contribuyeron a su elección". Biden se apegó al primer camino. Pero al postularse en gran medida sobre la plataforma de que no era Trump, entrará en la Casa Blanca con EEUU tan polarizado políticamente como siempre. ¿Hay lecciones en la construcción de confianza e instituciones ampliamente creíbles que la administración Biden debería aprender del este de Asia?

KM: La primera lección que la administración Biden debería aprender del este de Asia comienza con una mirada a la distribución relativa del ingreso.

  • Los datos más recientes para Japón (2012) muestran que el 12.3% del ingreso total del país va al 1% superior de los asalariados, mientras que el 19.6% del total va al 50% inferior.
  • En Corea del Sur, las últimas cifras comparables (2015) son 14% y 19.3%.
  • En los EEUU, las cifras se invierten: el 1% superior reclama el 18.7% de los ingresos totales y el 50% inferior obtiene solo el 13.5% (a partir de 2019).

La explicación simple de este desequilibrio es que EEUU se ha convertido en una plutocracia, en la que los súper ricos se han apoderado del sistema político para promover sus propios intereses.

Esto ha contribuido significativamente a la desesperación y frustración que han envuelto a la clase trabajadora blanca, alimentando el apoyo al supuestamente "anti-sistema" Trump. Pero, lejos de romper el control de las élites económicas sobre el gobierno, las acciones de Trump, desde la contratación de expertos de la industria para dirigir agencias reguladoras hasta la reducción de impuestos para los estadounidenses más ricos, refuerzan la plutocracia.

Si Biden quiere construir el tipo de confianza pública e instituciones creíbles que se ven en el este de Asia, deberá rechazar la plutocracia de manera inequívoca. Esto significa, ante todo, introducir nuevas y estrictas regulaciones sobre el dinero en la política. Aquí, Australia también ofrece un modelo que vale la pena emular.

PS: Quizás el único asunto en el que los demócratas y republicanos estadounidenses están de acuerdo es que el ascenso de China representa una amenaza para los intereses estadounidenses, una visión simplista y peligrosa que usted condenó en 2018. Si bien es de suponer que Biden actuará con menos crudeza e impetuosidad que Trump, ¿cree usted que esto realmente dejará a China en una mejor situación? ¿O imagina a Biden adoptando un enfoque más metódico, posiblemente con el apoyo de aliados que alguna vez estuvieron alienados, para "contener" a China?

KM: Sobre China, Biden tiene las manos atadas. Dado el abrumador consenso bipartidista, parecer débil con China sería un suicidio político. Biden es muy consciente de esto: llamó al presidente chino Xi Jinping un "matón" durante la campaña electoral, precisamente para disipar cualquier duda sobre su voluntad de adoptar una línea dura.

Sin embargo, como me señaló una vez el exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, EEUU carece de una estrategia real para tratar con China. Si Biden es realmente astuto, ideará una que promueva los intereses estadounidenses fundamentales (como proteger las empresas estadounidenses en China) y permita la cooperación en desafíos compartidos, como la crisis del COVID-19. Si Winston Churchill pudiera cooperar con Josef Stalin para luchar contra Adolf Hitler, EEUU ciertamente puede lograr trabajar con China para poner fin a una pandemia.

Al mismo tiempo, Biden debería reconocer que China todavía representa enormes oportunidades económicas para EEUU. Los agricultores estadounidenses se han visto gravemente afectados por las imprudentes guerras comerciales de Trump. Estarían mucho mejor si Biden redujera gradualmente las sanciones comerciales a China y mejorara el acceso de los agricultores estadounidenses a los mercados chinos. Más allá de los beneficios económicos, esto ayudaría a erosionar la base de Trump, mejorando las perspectivas electorales de los demócratas en los próximos años.

PS: En el lado chino, ¿hasta qué punto los políticos han captado la intensidad del cambio en la opinión pública y de la élite de EEUU y han reconsiderado sus "políticas tranquilas y racionales hacia EEUU"? ¿Cómo podrían cambiar sus cálculos bajo la administración de Biden y cómo deberían cambiar?

KM: China tiene una gran ventaja estratégica: siempre juega a largo plazo. Como señala Kissinger en su libro de 2011 On China, los chinos juegan Wei Qi, no ajedrez. Y, como él dice, "Wei Qi se trata de la campaña prolongada". Entonces, mientras EEUU se tambalea de una administración a otra, China ha estado ejecutando silenciosamente sus maniobras planificadas desde hace mucho tiempo, fortaleciendo su posición de manera gradual y constante.

Los líderes de China son lo suficientemente astutos como para reconocer que si Biden restaura la reputación de EEUU como un aliado confiable, un grupo formidable de países podría unirse a EEUU para enfrentar a China. Dado esto, los líderes de China deberían trabajar duro para establecer relaciones constructivas y de beneficio mutuo con la administración Biden, permaneciendo todo el tiempo "tranquilos y racionales".

PS: ¿En su libro reciente, “Has China Won? The Chinese Challenge to American Primacy”, observa que cuando sirvió en el Servicio Exterior de Singapur, aprendió una “gran lección” de los tres excepcionales maestros geopolíticos de Singapur (Lee Kuan Yew, Goh Keng Swee y S. Rajaratnam): el primer paso para formular una estrategia a largo plazo es formular las preguntas adecuadas. Mientras los estrategas estadounidenses intentan desarrollar “nuevos marcos analíticos para capturar la esencia de la competencia con China”, ¿qué preguntas deben responder primero?

KM: En Has China Won deletreo diez preguntas importantes, todas las cuales la administración Biden debería considerar. Aquí hay otro gran problema: ¿Qué sucede si la economía de China supera a la de EEUU en la próxima década o dos?

Para muchos en Washington, DC, este escenario es impensable. Pero la verdad es que es completamente posible. También es posible que EEUU siga siendo el país más influyente del mundo, incluso si se convierte en la potencia económica número dos. George Kennan, el maestro estratega que dio forma a la política estadounidense hacia la Unión Soviética durante la Guerra Fría, explicó cómo en 1947: EEUU crea "entre los pueblos del mundo en general" la impresión de que tiene éxito a nivel nacional y disfruta de una "vitalidad espiritual". "

Si estuviera vivo hoy, Kennan desaprobaría sinceramente la creencia de los estrategas estadounidenses de que la primacía global del país es más importante que los intereses de su gente. También se opondría enérgicamente al crecimiento incesante del gasto en defensa. Después de todo, Kennan seguramente reconocería que el resultado de la contienda geopolítica entre EEUU y China no estará determinado por balas y bombas, sino por la relativa "vitalidad espiritual" de los dos países. Es por eso que la administración Biden debería cambiar el enfoque de EEUU de mantener la primacía global a mejorar el bienestar humano.

PS: En mayo, usted dijo que Hong Kong se había convertido en un "peón" en el partido de ajedrez geopolítico entre EEUU y China. ¿Los movimientos decisivos de China para afirmar el control del continente allí le han dado una ventaja en el juego? ¿Dónde deja eso a la gente de Hong Kong?

KM: La sabiduría convencional es que Hong Kong sufrirá enormemente como resultado de un mayor control del gobierno central. Pero es igualmente probable que el aumento de la estabilidad deje a la gente de Hong Kong en una mejor situación, especialmente si el gobierno de la ciudad finalmente puede superar los intereses creados y ampliar significativamente su programa de vivienda pública. Esto contribuiría en gran medida a abordar una fuente importante de ira popular en Hong Kong.

PS: ¿Qué consejo le daría a los líderes de otros territorios y países que probablemente quedarán atrapados en el fuego cruzado de la rivalidad chino-estadounidense?

KM: No cometa el mismo error que Australia. En las culturas asiáticas, incluida la de China, es importante salvar las apariencias. Cuando Australia pidió públicamente una investigación internacional sobre el manejo de China de la crisis del COVID-19, puso a China en un aprieto. Con tantos ojos en el enfrentamiento, China no puede parpadear, o correrá el riesgo de más enfrentamientos con más países. Por lo tanto, todo lo que Australia obtendrá de su iniciativa es una guerra lenta y dolorosa de desgaste económico.

Afortunadamente, la mayoría de los países han dejado claro que no quieren tomar partido en la rivalidad entre EEUU y China. Ni EEUU ni China deberían intentar obligarlos a hacerlo.

PS: Usted señala en Has China Won su diversa gama de conexiones culturales que se extienden por Asia. Pero su descripción de esos vínculos revela un interés activo en buscarlos, por ejemplo, a través de las raíces árabe-persas de su nombre. ¿Cómo, en todo caso, influyó esta inclinación en su década de servicio como embajador ante la ONU, y qué nos dice sobre los límites conceptuales del estado-nación?

KM: Esta conexión cultural me convierte en un optimista entusiasta. Creo que, con el tiempo, veremos desafíos compartidos como el calentamiento global y la pandemia del COVID-19, y reconoceremos que pertenecemos a una humanidad común. Los estados-nación se han convertido en pequeñas cabañas en un barco global más grande. Tener la cabina más lujosa no significa nada si el barco se hunde. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios