• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 16 de Agosto 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Tecnología < regresar

Lima-Perú, 02/08/2018 a las 09:08am. por Lampadia

La IA no viene, ya está aquí

La revolución de la IA en el trabajo

Una reciente encuesta global de BCG GAMMA e Ipsos, compartida por IPSOS Perú (de donde iremos recogiendo otros temas de interés), encuentra un optimismo general sobre el tema de la Inteligencia Artificial en el lugar de trabajo, pero también importantes preocupaciones sobre la privacidad, la seguridad laboral y la igualdad económica. 

Más de uno de cada cinco adultos trabaja para empresas que están desplegando inteligencia artificial (IA), y aunque estos empleados generalmente ven la IA como algo positivo, también tienen preocupaciones sobre sus posibles efectos sobre su privacidad, seguridad laboral e igualdad económica. De hecho, los usuarios de IA son a la vez más optimistas sobre los beneficios de IA y más cautelosos de sus riesgos que los no usuarios. Esos son los hallazgos centrales de una encuesta a más de 7,000 personas realizada en Canadá, China, Francia, Alemania, España, el Reino Unido y EEUU por BCG GAMMA e Ipsos, una firma de investigación de mercado.

La adopción de IA varía ampliamente entre los países. En China, el 31% de los encuestados dice que trabaja en organizaciones que ya usan IA, seguido de América del Norte (26% en Canadá, 24% en EEUU) y luego Europa (20% en el Reino Unido, 18% en España, 16 % en Francia y 15% en Alemania).

La adopción también varía según el sector, pero en menor medida. Una cuarta parte de los trabajadores en manufactura dicen que la IA se implementa en sus empresas, en comparación con el 20% en la construcción, el 19% en el retail y el 18% en servicios. La tasa promedio en todas las organizaciones del sector privado es del 20%, mientras que el 25% de los encuestados del sector público dice que las herramientas y aplicaciones habilitadas para la inteligencia artificial ya están en su lugar de trabajo.

La gran mayoría de los empleados, especialmente aquellos que ya tienen acceso a la IA, esperan que tenga consecuencias positivas para su organización y para ellos mismos. En los lugares de trabajo que usan herramientas impulsadas por inteligencia artificial, más de dos tercios de los empleados encuestados dicen que las herramientas ya han tenido un impacto positivo en su eficiencia (75% citan mejoras en su efectividad, 75% en sus resultados y 74% en cómo su trabajo está estructurado). También señalan que la IA ha tenido un impacto positivo en el atractivo de su trabajo (70%), en su nivel de bienestar en el trabajo (69%) y en los cursos de capacitación puestos a su disposición (67%). Una gran mayoría de los encuestados, independientemente de su sexo, edad u ocupación, mencionan estos efectos positivos.

Los trabajadores que ya han experimentado los beneficios de las herramientas de IA son aún más entusiastas que otros con respecto al posible impacto de la IA en los próximos cinco años. Más de ocho de cada diez piensan que afectará positivamente a su organización (el 84% dice que tendrá un impacto positivo en el crecimiento del negocio de su organización y el 81% dice que mejorará la estructura del trabajo). Más de tres de cada cuatro también esperan beneficios positivos para sí mismos (77% con respecto a su nivel de bienestar en el trabajo y 76% con respecto a su desarrollo profesional).

Sin embargo, a pesar de las generalmente positivas opiniones sobre el impacto y las perspectivas de IA, las personas tienen serias preocupaciones que las empresas deben abordar. Los temores y preocupaciones no desaparecen simplemente cuando las personas se familiarizan con las herramientas habilitadas para IA; de hecho, más de tres de cada cuatro personas temen que el uso de la IA en el trabajo pueda dar como resultado un mayor control de supervisión y vigilancia en su lugar de trabajo (82% de las personas en las organizaciones que ya usan IA lo creen). Esta preocupación es especialmente alta en China (84%).

Más de las dos terceras partes de los trabajadores encuestados temen que la IA eventualmente genere pérdidas de empleos debido a una carga de trabajo reducida (el porcentaje de empleados que ya usan IA es del 76%). Muchos (65% en general y 71% en lugares que ya usan IA) también temen que AI deshumanice el trabajo, lo que reduce la cohesión social y prevén problemas éticos relacionados con la IA con respecto a la protección de datos personales (64% en general y el 71% donde la IA ya está en funcionamiento).

Hasta este momento, las organizaciones que implementan las herramientas de IA no han discutido estas preocupaciones en profundidad, lo cual es una razón más para que lo hagan ahora. Solo el 40% de los empleados entrevistados dicen que sus gerentes han discutido con ellos el desarrollo de la IA de la organización y su transformación digital (solo el 32% donde todavía no hay aplicaciones de IA disponibles).

Una gran mayoría (79%) de los empleados en los lugares de trabajo donde AI ya está familiarizada esperan que sus gerentes hagan declaraciones y decidan al respecto. Otros tienen expectativas más bajas, en gran parte porque desconocen cuán importante se ha convertido la inteligencia artificial en un problema estratégico en la mayoría de las organizaciones.

Esto explica por qué menos de una persona de cada tres cree que el desarrollo de la inteligencia artificial revolucionará su lugar de trabajo, y por qué el 42% piensa que tendrá un impacto solo en ciertas compañías y ciertos sectores empresariales, en lugar de afectar a toda la economía.

Sylvain Duranton, líder global de BCG GAMMA, advierte contra la adopción de una actitud complaciente ante la IA: "Subestimar el tamaño del fenómeno de la inteligencia artificial y no estar preparado para la transformación digital podría dejar a las organizaciones en gran riesgo. Los individuos y los gerentes deben prepararse para la revolución de la IA, que ya está aquí, y aprovecharla al máximo para sobrevivir y crecer. De lo contrario, corren el riesgo de ser aplastados por el poder de la ola", dice.

Históricamente hemos sufrido miedos sobre los avances tecnológicos. Un ejemplo es el invento del automóvil, que permitió limpiar las ciudades de la contaminación producida por los desechos de los caballos. Mientras que este invento eliminó muchos tipos de empleos, trajo muchos beneficios y facilitó el transporte con eficiencia, confort y a mayor distancia. Además, creó cuantiosos nuevos trabajos en manufactura, estableciendo además el paradigma de la producción en serie. Así como la de Henry Ford, muchas innovaciones visionarias son disruptivas y crean discontinuidades inimaginables, como se explica en su dicho: “Si le hubiera preguntado a la gente qué querían, me habrían dicho que un caballo más rápido”. Ver en Lampadia: Seis megatendencias de gran impacto.

Sin embargo, todavía hay muchos (políticos, líderes y académicos) reacios a los cambios tecnológicos y a las inversiones que lo hacen posible. Se escudan en el temor a lo desconocido y en sus efectos disruptivos de corto plazo, que es el horizonte paradigmático en el que están atrapados.

La verdad es que la tecnología es el futuro. La IA eliminará algunas formas de trabajo, sin embargo, la IA también creará demanda de otros tipos de trabajo digital. Lo principal en el mundo global moderno es la capacidad de innovar. Es necesario fomentar este proceso creativo de sinergia de ideas y tecnología. Aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la tecnología es difícil y requiere de muchos cambios. La tecnología está creciendo de manera exponencial, pero el potencial sólo puede realizarse si los gobiernos capacitan a sus ciudadanos y los dotan de habilidades y recursos apropiados. El mundo debe utilizar la tecnología para lograr resolver retos cada vez más grandes. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios